¿Y SI MANEJAMOS MEJOR?

December 7, 2018

Hace un par de meses tuve la oportunidad de estar en el asiento del copiloto de quien se suponía ser un gran conductor y pregonara su pericia detrás del volante. Para mi sorpresa el ser un “buen conductor” se tradujo en ir por encima del límite de velocidad por la carretera, estar sentado en el auto a kilómetros de una correcta posición de manejo y de tratar de cerrar cuánto personaje se quisiera adelantar.

 

“No soy quién para juzgar o criticar a este piloto”, pensé en ese momento, pero… ¿y si era yo quien tenía una creencia equivocada sobre el concepto de ser buen conductor?

 

En mi experiencia durante cursos deportivos, talleres y capacitaciones para empresas y aficionados, e incluso competencias, me he dado cuenta de la importancia de construir una buena cultura de conducción. De nada sirven las campañas de televisión o los altísimos esfuerzos de las autoridades por concientizar a los conductores si en verdad no empezamos por lo básico: ¿Cómo se debe conducir?

 

Bueno, aquí les dejo algunos consejos básicos que si los seguimos y ponemos en práctica seguramente esteremos más cerca de manejar mejor:

 

Posición de manejo: ¡no por estirar el brazo es mejor conductor!

 

La altura del asiento debe permitir la mayor visibilidad, y el espacio entre la cabeza y el techo debe ser de unos diez centímetros. En cuanto a la distancia de las piernas y los pedales, lo ideal es que el talón pise el suelo y que esté firme; de esta manera, el conductor podrá emplear la fuerza necesaria para realizar un frenado de emergencia en caso de que así se requiera. Por su parte, el respaldo de la silla se ajusta casi a 90 grados y las muñecas deben de pasar por arriba del timón; esto le permite al conductor tener un mejor control, ser más rápido en sus movimientos y poder reaccionar más rápido en caso de que tenga que maniobrar intempestivamente. Aunque hasta aquí todo suena simple la posición de las manos al agarrar el volante es una de las técnicas más complejas de interiorizar pues tenemos infinidad de "poses", "mañas" y "maromas" que solo nos perjudican al conducir... vamos a la teoría. Si imaginamos que el timón es como un reloj, la mano derecha se debe ubicar a las tres y la izquierda a las nueve. A partir de hoy quedaron atrás los días de abrir la palma de la mano para girar el volante y vivir aferrados a la palanca de cambios.

 

Proyecte su visión, no espere a que las cosas pasen para reaccionar. Si sabe que adelante suyo va un bus, hay una alta probabilidad de que pare de repente, ¿no? Bueno, a esto me refiero. Anticipe su maniobra, mire su espejo, cambie de carril usando las direccionales y evite generar un caos pitando y peleando; esto por poner un ejemplo puntual. Pero ¿cuántas situaciones similares vivimos en el día a día? Muchas, así que observe su entorno y tome decisiones antes que los demás. Adáptese al tráfico pesado, si sabe que lo esperan un par de horas para llegar en hora pico hasta su casa o trabajo prepare su camino, llénese de paciencia y sea un ejemplo a la hora de conducir; no por invadir la berma, cambiarse cuarenta veces de carril o pitar es un mejor conductor.

 

¡Por último, ojo con los distractores!, son la principal de fuente de accidentes en Latinoamérica.

 

Recuerde que todo está en nuestra actitud. Ser un buen conductor requiere mucho de tolerancia y respeto; disfrute de la inversión que hizo en su vehículo y no por ir más rápido se maneja mejor.

 

 

nb.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

Análisis: Automóviles Segmento C

March 26, 2019

1/8
Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive
Please reload

Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2017 STAMINA MARKETING